12 de julio, 2011

Gerber…

Estando de vacaciones por Central California, de las cuales tengo varios, muchos, posts pendientes con fotos y otros varios, nos vimos obligados a comprar potitos. Somos unos defensores de la comida casera para los bebés, que cuesta poco tiempo, dinero y esfuerzo hacerla, y esta mucho más buena! El caso es que estando por ahí, pues no siempre es posible, claro, y compramos los potitos en cuestión.

Aquí hay una marca, Gerber, que debe ser como Nestlé, si no es la misma…, que tiene mucha variedad de sabores, colores, formatos,… La verdad es que son bastante auténticos,los ingredientes son normales, es decir, no llevan conservantes ni nada añadido. Así que a primeras nos pareció una buena idea.

Después de un buen rato decidiendo qué sabores comprar, nos llevamos al hotel un pequeño repertorio variado, por si acaso…

Resultado… Puré dentro: 1, puré fuera: 4. Es decir, que sólo uno le gusto a la pequeprince… Los otros 4 los probaba y luego… para ti! La pobre ya solo de ver el envase cuadradito en la mesa, cerraba el pico y nos miraba con desconfianza… Probamos a ponerlo en su tupper habitual… y naranjas de la China! Que la pequeprince no tiene ni un pelo de tonta aunque parezca pequeña!

Así que durante un par de días comió extra de frutas y el chisme de pollo o el de maíz, que parecía que aceptaba, y al volver a casa, tan feliz al ver sus purés caseros de mamá (que ahora cocina! Jejeje).

Mi opinión como mayor, no como bebé… jejeje, es que no están mal, pero todos saben igual. Todos tienen el “sabor Gerber”… Igual que cuando vas al Burger King, y pidas lo que pidas, todo tiene “ese sabor”, o los bocadillos del Subway. Pues igual, pero muy sano y saludable :)

Unos días después hemos descubierto una información que podría ser clave… La taza del váter de mi casa… es de la marca Gerber!!! Simple coincidencia? O algo más? … Al menos los logos de ambas marcas son diferentes ;)

Ahí queda la pregunta en el aire… que cada un saque sus propias conclusiones :P

3 de marzo, 2011

El bebé lo pones tú

Me encanta el slogan de esta compañía online, diapers.com, donde comprar tooodos los consumibles de bebé que puedas necesitar.

Como dicen ellos, llevamos a casa todo menos el bebé :P

25 de febrero, 2011

Westfields SF

Y entre paseos y currículums, pues de tiendas, que la peque crece muy rápido! Esta vez disfrutamos, en pleno sentido de la palabra, de la family room de Westfields.

Sofás, cambiadores, todo limpísimo, wc para peques (de esos bajitos tan monos), canal de tv con dibus para los peques (y no tan peques, como siempre), juegos, varios “privados” de lactancia con espacio para todos (mamá, bebé, carrito, marido, cazadoras, compras…), microondas, … y una decoración chula!

A éste sólo le faltaban los pañales y toallitas como en Ikea, que sigue el primero de mi ranking :)

21 de febrero, 2011

Family Room de Ikea

Al llegar a este lado del mundo, nuestra prioridad #1 ha sido la cuna. Y la #2 cama para nosotros :)

El viaje a Ikea como siempre divertido. Fue estupendo como en todos los Ikea’s ir entre semana y por la mañana. Y además Ikea es universal, da igual en que lugar del mundo estés, lo cual da cierta seguridad si estás en un lado del mundo “distinto” al habitual.

Entre medias de la excursión, pues la peque tenía que comer y otros asuntos. Y ésto nos encontramos…

… con pañales,  toallitas, colchoneta, limpio!!!, …

Así que un 10 para Ikea Emeryville. La única sugerencia que les dejé, es que lo mantengan así de genial!

Y con esta entrada, y otra que tengo por contar, ya casi creo que merece una categoría nueva, no?

13 de enero, 2011

I like Selfridges

De nuestra visita a Londres traje un montón de fotos, ropitas para mi peque y muchas sensaciones. Lo disfruté muchísimo, y aunque suene raro, me sentí como en casa.

Fuimos de compras, cafés y paseos. Y mi peque comió, desyunó, merendó y cenó, casi cada día en lugares distintos. El sábado salimos a cenar por ahí. Así que mi peque tuvo cena fuera también, y rutina de pijama y a dormir (ese día sin su divertido baño) en Selfridges.

Allí se toman un poco más en serio lo de la lactancia y esas cosas, y parece que están algo más preparados para que las mamis puedan hacer vida normal compatible con ello. En Selfridges, preguntamos por la sala de lactancia a varias azafatas muy monas, altas, esbeltas, simpáticas y de diminutos cerebros que consultaron con sus supervisores qué era eso (!?*+$%&!!!) y dónde estaba. Nos dieron indicaciones: 3ª planta.

Allá fui, sin saber muy bien si me encontraría un retrete con una mesa o la sección de dormitorios infantiles decorados con pañales de diseño… y cual fue mi sorpresa al ver ésto…

Una hilera de sillas mecedoras, limpias y cómodas… Suelos, paredes y otras superficies limpias, lavabo, servilletas de papel, y hasta “sábana de papel” para el cambiador. Y la papelera semi vacía… nada de eau de popó!

Y máquina expendedora de packs de pañal y toallitas húmedas, en diferentes tallas!

Vamos, todo un lujo, sobretodo si lo comparamos con la experiencia del Corte Inglés de Plaza Cataluña (Bcn).

Así que si Selfridges ya tenía muchos puntos en mi ranking, con esto no hace más que subir más aún! Me encanta el sitio, me gusta más que Harrods, como ya he dicho en otras ocasiones, y con éste.

26 de noviembre, 2010

Un “puaj” en el Corte Inglés

Hace unas semanas tuve la suerte de estar en Barcelona y disfrutar de la ciudad y el buen tiempo que nos acompañó. Así que mi peque y yo anduvimos por las calles de la ciudad todo lo que pudimos.

El caso es que con tanto pendoneo, paseo y compras por la city, pues nos dio la hora de comer de la peque más de un día y fui a la sala de lactancia del Corte Inglés…

El primer día que fui, me pareció un poco cutre, pero bueno, cumplía su función. Era una sala pequeña, básicamente un cuarto de baño, sin retretes, en su lugar un butacón, ni puertas. Y una encimera sin lavabos y con 2 colchonetillas-cambiador. El tema “aparcamiento” también chungo, porque… señores del Corte Inglés: los bebés llegan hasta allí en carrito! En fin, no era ningún lujo, y daba un poco de repelús tocar el butacón o la colchoneta, pero como digo, cumplía su función.

Al día siguiente volvimos a ir, que al fin y al cabo, más vale malo conocido que bueno por conocer… y me encuentro con que en uno de los dos cubículos sin-retrete-pero-con-butacón, han sustituído el butacón cochambroso por un taburete-escalón, de aquéllos que usan los niños para llegar a lavarse las manos…

De verdad? Al tonto que fue a llevarse el butacón, Dios quiera que para limpiarlo, le pareció que aquéllo haría el papel de butaca de lactancia…? De quién, de mamá-pitufo? Lo siento pero no me termino de ver allí en cuclillas con mi peque enganchada merendando :P

Para colmo el olor… porque como es una sala de lactancia y eso, pues en lugar de una había dos papeleras, para tirar los pañales de los bebés… pero no las vacían! Fuimos como a las 7 de la tarde y ésto es lo que encontramos:

Dos papeleras llenas de pañales usados de bebé!!! Todo el día allí!!! Así que os podéis imaginar el aroma… pobres bebés que tienen que comer allí y pobres mamis que tienen que sufrirlo también… sólo puedo decir “puaj”.

En fin, no he tenido la suerte de ver la sala en otros centros… ya os contaré…