26 de julio, 2011

Salvemos a las bacterias!

Últimamente todo todito es antibacterias. El jabón de manos, del lavavajillas, las toallitas húmedas, las bolsas de basura, las plantillas de los zapatos, … Para mi gusto, demasiado.

Hace algún tiempo Rober me contó que había ido a una charla en Londres que explicaban, entre otras cosas, un estudio que habían realizado acerca de los microorganismos en las manos. Muy resumidamente, tomaban dos grupos. En uno, se lavaban las manos con agua y ya esta (?) y en el otro con los geles estos sin aclarado que son antibacterias. Después tocaban una placa de Petri unos y otros, y la ponían a crecer… Crecían más cosas en la del “lavado antibacterias”!

Esto se debe a que estos geles matan todas las bacterias, las buenas y las malas. No discriminan entre las que nos “atacan” y las que tenemos de forma natural para defendernos de las malas y otras cosas. En consecuencia, cuando te has cargado a TODAS y el gel y ano tiene efecto, cualquier cosita que llegue a tu piel podrá crecer, ya que no habrá nada que lo impida.

Aquí, en USA hay verdaderos psicópatas de las pobres bacterias! Y últimamente he visto algunos ejemplos de lo que en otros tiempos o sitios llamarían psicóticos, pero aquí por lo visto se ha convertido en “normal”, es decir, la norma (estadísticamente hablando).

En mi labo casi nadie toca los picaportes de las puertas con la mano, pero sí se entran en la lista de cosas a “descontaminar” semanalmente. Para abrir las puertas lo hacen con una servilleta o empujan… A veces hay que empujar mucho… o esperar a que yo llegue y utilice el picaporte, que como nadie lo usa, esta limpio como la patena!

El otro día a una compañera se la cayó un trozo de mango en la mesa, que recogió con una servilleta y tiró a la basura. Supongo que lo de cogerlo con la servilleta es por si alguna bacteria malísima y rápida pudiera llegar a su mano trepando por el trozo de mango en cuestión o algo así…

En el súper hay toallitas antibacterias para pasador al carrito…

Y esta semana hemos visto a uno en un Starbucks, que antes de echarse leche en su café a tirado un poquito a la basura, supongo que por no beber “lo de arriba” de la leche que ha podido estar en contacto con “terribles contaminantes”…

A mi me gusta más aquel estudio que demostraba que si caía un trozo de pizza al suelo, los microorganismos tardaban 7 segundos en colonizarlo, por tanto si eres rápido, coges tu trozo de pizza… y adentro! :)

Y es que como todo, llevado al extremo no es bueno. Es cierto que es estupendo poder ir al baño en cualquier sitio y que esté tan limpio y esterilizado y todo -ado que se podría hacer intervenir quirúrgicamente sobre la taza del váter… Pero yo desde aquí digo…

¡Salvemos a las bacterias! Al menos unas pocas, no? :P

25 de julio, 2011

Cocinando pollo

Mmm… :P

22 de julio, 2011

Woody en directo

Simplemente genial :)

(Vía SeñoritaPuri.com)

21 de julio, 2011

Yo quiero bailar

Me encanta la música. Y me gusta casi toda. Hay quien dice que es que no tengo gusto o cultura musical… :P Aunque lo segundo es cierto, cultura musical poca… nunca sé de dónde es una canción o quién la canta… no quita para que me guste.

También sé cuando algo es bueno o no… y a veces me gusta… aún sabiendo que es una mierdecilla de canción que no vivirá varias generaciones!

Alguna vez me he visto a mí misma bailando al son de alguna cancioncilla… que sonaba en mi cabeza… Y no necesariamente canciones que existen… yo, creativa que soy, también me hago mis propias canciones… (sabiendo que no quedarán para la posteridad, ni serán un gran hit de ventas :P)

Y lo que más me gusta, para lo cual soy auténticamente nula, son los recopilatorios de lo que suena en la radio en un momento concreto. Me encantan, sobretodo los caseros, que tienen siempre un toque de la persona que los hace… Pero nunca he sido capaz de hacerlo… ni probablemente nunca seré. No sé si es porque requieren una paciencia que no tengo… O por mi falta de cultura musical… que también puede ser que no reconocer al tipo que canta la canción dificulta el localizar la canción en concreto…

Así que vivo de los recopilatorios “caducados” que yo misma he recopilado de otros… y que no me da ninguna vergüenza seguir cantando en mi cabeza cuando voy en el tren… o en el coche emocionada! Aunque también podríamos llamarlos “vintage”… que suena mejor, no?

Se aceptan “donativos musicales”… ;)

20 de julio, 2011

De pega y risa

Simplemente genial.

(Vía Baballa.com)

16 de julio, 2011

Sobreviví!

Hoy, viernes, ha sido… bueno, viernes al fin y al cabo…, chupi!!!

No ha empezado de la mejor forma… o mejor dicho accidentada!

Casi pierdo una lentilla que se me ha saltado del ojo y he pillado al vuelo según salía de casa.

El tren que me lleva hasta el bus que me lleva hasta el trabajo… me ha abandonado “porque sí” una parada antes… así que me he cogido otro bus para llegar a una reunión a la que había que llegar súper puntual… He llegado.

Busqué mi teléfono por tenerlo a mano, y en caso de llegar tarde poder avisar…, pero hoy se me ha olvidado el móvil en casa!

Y hoy no tenía comida, así que he tirado de las reservas de la empresa y me he comido unos Chow Mein sabor pollo (sólo sabor, y no mucho, que debe andar caro, jeje) … No estaban malos. Ni buenos. Ni engordan. Ni nada… es lo que tienen las cosas sin sabor ;)

Después de todo no ha sido un día tan malo. Ha sido un buen día, contando además con que es viernes, y que por delante tengo un montón de horas, o mejor aún…  miles de minutos! para estar con mi par :)

Feliz finde!

12 de julio, 2011

Gerber…

Estando de vacaciones por Central California, de las cuales tengo varios, muchos, posts pendientes con fotos y otros varios, nos vimos obligados a comprar potitos. Somos unos defensores de la comida casera para los bebés, que cuesta poco tiempo, dinero y esfuerzo hacerla, y esta mucho más buena! El caso es que estando por ahí, pues no siempre es posible, claro, y compramos los potitos en cuestión.

Aquí hay una marca, Gerber, que debe ser como Nestlé, si no es la misma…, que tiene mucha variedad de sabores, colores, formatos,… La verdad es que son bastante auténticos,los ingredientes son normales, es decir, no llevan conservantes ni nada añadido. Así que a primeras nos pareció una buena idea.

Después de un buen rato decidiendo qué sabores comprar, nos llevamos al hotel un pequeño repertorio variado, por si acaso…

Resultado… Puré dentro: 1, puré fuera: 4. Es decir, que sólo uno le gusto a la pequeprince… Los otros 4 los probaba y luego… para ti! La pobre ya solo de ver el envase cuadradito en la mesa, cerraba el pico y nos miraba con desconfianza… Probamos a ponerlo en su tupper habitual… y naranjas de la China! Que la pequeprince no tiene ni un pelo de tonta aunque parezca pequeña!

Así que durante un par de días comió extra de frutas y el chisme de pollo o el de maíz, que parecía que aceptaba, y al volver a casa, tan feliz al ver sus purés caseros de mamá (que ahora cocina! Jejeje).

Mi opinión como mayor, no como bebé… jejeje, es que no están mal, pero todos saben igual. Todos tienen el “sabor Gerber”… Igual que cuando vas al Burger King, y pidas lo que pidas, todo tiene “ese sabor”, o los bocadillos del Subway. Pues igual, pero muy sano y saludable :)

Unos días después hemos descubierto una información que podría ser clave… La taza del váter de mi casa… es de la marca Gerber!!! Simple coincidencia? O algo más? … Al menos los logos de ambas marcas son diferentes ;)

Ahí queda la pregunta en el aire… que cada un saque sus propias conclusiones :P