Caos, dulce caos

Estos días me he ido a dar una vuelta para ver que hay en las tiendas londinenses, ya que además fue la semana de la moda de Londres (y la de Cibeles, y ahora Milán y Paris, si no me equivoco), a ver que se lleva este año, o simplemente, cuales de las cosas que me apetecerían este año, están en las tiendas (casi siempre pocas).

El caso es que desde que llegué aquí, yo pensé que en una ciudad como Londres me volvería majareta con la ropa, las compras, todo! Pero por suerte, o no, según se mire, pues no me gusta casi nada. Me parece que no tienen muy buen gusto, y l@s que medianamente tienen algo, no tienen estilo, se ponen cualquier cosa, y casi siempre sólo porque en las páginas fashion del The London Paper hay una foto de algo que ha salido en alguna pasarela y que remotamente se parece, o que al tarado de turno del periódico le debe de parecer gracioso conjuntar esas sobras de ropa que tienen en la redacción, sin orden ni control, sin ser consciente de las consecuencias: la gente le hace caso!!!

Y en resumen, porque me podría líar y alargar eternamente haciéndo una crónica de las vestimentas de l@s londinenses, pues saco dos conclusiones:

– que entro en Zara y el sentimiento es “hogar, dulce hogar…”. Es como teletransportarse a España, con sus dependientes tan majos, casi todos españoles, y es que hasta el desorden es a la española más que a la inglesa! (sí, también tienen su propia manera de crear caos en las tiendas de ropa)

– como me gustaría ser rica! No todo el rato, pero un rato de derroche sí, o un premio de esos de “tienes 24 horas para gastarte 6000€ (o GPB = gepebitos = libras)”. Y me compraría esas botas de 315 libras, que en realidad no creo que lo valgan, o ese abrigo de Armani Exchange que ví el año pasado… y que no recuerdo ni cuanto valía, pero seguramente por encima de su valor y de mis posibilidades.

Un comentario que no me puedo aguantar: las medias rotas no molan, no son fashion, no quedan bien, y me da igual que las lleve una modelo famosa, el alcalde o Mickey Mouse. Es que nadie más en esta ciudad se ha dado cuenta!!!

Ah! Y una tercera conclusión/moraleja/consejo-a-los-lectores: si os sobran 300 € (o gepebitos, yo ya pongo la diferencia del cambio… ;) me avisais, y yo hago una inversión en calzado/abrigo… que los inviernos son muy fríos en Londres!

TrackBack

La URL para enviar un TrackBack a esta entrada:
http://www.meliuli.com/2008/09/22/caos-dulce-caos/trackback/

Deja un comentario